12 diciembre, 2008

Los goles que errás en el arco de enfrente...

Excursionistas cerró el año con una derrota. En Campana, visitó a un Villa Dálmine en alza y cayó por 2 a 0. Bargas abrió el marcador a los 14' del primer tiempo y Jeandet liquidó el asunto a los 44' del complemento. Anduvimos perdidos en la etapa inicial y en los segundos 45' levantamos bastante, llegando incluso a merecer el empate. Damián Canuto fue expulsado sobre el final del primer tiempo y se perderá al menos un par de partidos tras el receso.

Una mala tarde para el Verde. No se pudo mantener la remontada que había dado comienzo en Bolivar y terminamos despidiendo el 2008 sin pena ni gloria. Fue un partido cambiante. Dálmine arrancó mejor y dominó prácticamente toda la primera mitad. Durante el complemento, a pesar de haber jugado un rato con uno menos (hasta que fue expulsado Falcón y quedamos 10 contra 10), Excursio emparejó las acciones y contó con tres chances clarísimas para alcanzar la igualdad, pero el arquero Borgnia fue una muralla infranqueable.

Vamos a la crónica. Para este encuentro Rondina volvía a contar con tres jugadores importantes como Zamponi, De Vincenti y Gerry. "Huevo" puso a los tres desde el arranque y armó un 4-4-2 con la defensa de siempre, García Olmos y Parentini repartiéndose el círculo central, Canuto y "Chupete" por los costados y Gerry y Jaime adelante. Para una cancha grande como es la de Dálmine la idea era ensanchar al equipo y ganarle el medio al 5 local, Horacio Falcon.

Pasa que lo venimos diciendo desde hace ya un par de partidos, es como si Excursio viniera quedándose sin nafta. El equipo ya no rinde como en las primeras 10 o 12 fechas y se hace evidente un desgaste importante en el plantel. Aquella derrota ante J.J. Urquiza, cuando el Verde perdió la punta, marcó un antes y un después para Excursionistas en esta primera mitad del campeonato, considerando una serie de factores que vamos a dejar para más adelante.

Volvamos a Campana. Lo dicho, jugamos un muy mal primer tiempo. Sin profundidad en ataque ni contención en el medio. El doble 5 no sirvió y Canuto y De Vincenti se quedaron sin la compañía de un 10 como podía haber sido Della Marchesina. Arriba, Gerry trataba de pescar algo sin éxito y Jaime corría lo que le tiraban. Dálmine en cambio ratificó su gran momento (tras el despido de Rapa llegó Cataldo y con él en el banco el Viola resucitó), tocando la pelota y mordiendo en todas partes, todos enchufados y metidos en el partido para aprovechar nuestras dudas, dudas que empezaron a manifestarse desde el minuto cero. Después de un par de avisos llegó un tiro de esquina desde la derecha para el conjunto local, obtenido tras un mal rechazo que el viento se llevó al córner. Llegó el centro y hubo serias desatenciones en la marca que le permitieron a Leonel Bargas abrir el marcador. Un gol que recuerda al que nos hiciera Barracas Central en All Boys. 1-0 arriba Villa Dálmine.

Ya en desventaja, el primer tiempo se fue sin que el Verde mostrara atisbos de reacción. Y para redondear el panorama poco optimista, Canuto pegó y se fue expulsado a instancias del juez asistente que vio la agresión del rosarino sobre un jugador local. Segunda expulsión para él en este torneo que también lo tuvo afuera un partido por cinco amarillas. Un tipo con tremendas condiciones al que se le sale la cadena muy pero muy fácil y deja al equipo expuesto, con un hombre menos, un "lujo" que Excursionistas hoy no se puede permitir. Por ser reincidente, Canuto va a recibir seguramente dos o más fechas de suspensión.

Para el complemento, Rondina dispuso el ingreso de Marcelo Paccor (foto) por García Olmos. Y el ex Tristán Suárez cumplió una buena labor. Trató de juntarse con De Vincenti para armar juego y buscó a Jaime, que se enchufó y se volvió una molestia para el fondo local. Con otra actitud, el Verde se fue para adelante y casi encuentra la igualdad con un cabezazo de Gerry que Borgnia, en una notable intervención, mandó al córner.

Dálmine había aflojado un poquito el ritmo y Excursio se venía. Llegó la expulsión de Falcón y supusimos que con un hombre menos por bando tendríamos mejores posibilidades. No pasó nada. Rondina entonces decidió ponerlo al "Polaco" y sacar a un hombre del fondo, Pérez en este caso. Ahí sí, el Verde comenzó a inclinar la balanza. Cuando Della Marchesina o Paccor agarraban la pelota, iban para adelante y Dálmine reculaba. A eso le sumamos las subidas de Castillo por derecha y los últimos esfuerzos de De Vincenti por el otro costado y empezamos a hacer méritos.

Faltaba un cambio más y entró Chunco por Gerry. Excursio quemó los últimos cartuchos que le quedaban y armó dos jugadas que debieron haber terminado en gol. Primero un remate cruzado de Jaime, de primera, entrando por el segundo palo tras un centro a media altura desde la derecha. Magnífica respuesta de Borgnia al córner. Centro de De Vincenti y tremendo cabezazo de Marcos Chunco pero otra vez el 1 local, con una atajada bárbara, nos negó el empate. Si no quiso entrar ninguna de esas dos...

Y fue así nomás, como dice el axioma: "los goles que te errás en el arco de enfrente, te los hacen en el tuyo". Iban 44', Jeandet y Crespin fueron a disputar una pelota suelta, el 2 de Excursio dudó en el cierre y el delantero aprovechó para ganarle la posición y definir cruzado ante la salida de Barrera que nada pudo hacer. 2 a 0 y final.

Una derrota que deja una mala sensación. Nunca es grato perder y menos si se trata del último partido del año. Dálmine, como dijimos, reafirmó su actualidad, en tanto que el Verde dio la impresión de llegar a este partido agotado mentalmente. A pesar de esas chances de gol que tuvimos en el segundo tiempo, pareció que se enfrentaron un equipo concentrado en terminar lo más arriba posible y otro que terminó de deshacerse en la cancha.

A los dos les llega el receso en un mal momento. Villa Dálmine daría hasta lo que no tiene porque el campeonato continuará y seguir sacándole provecho a este momento del equipo. A Excursionistas, en cambio, el receso lo agarra por lo menos tres fechas tarde. Hace rato que el Verde viene en bajada y salvo por el triunfo en Bolivar, ha dejado en este último tramo del año puntos muy importantes en el camino.

Al principio de este comentario marcábamos que la derrota ante Jota Jota marcó un punto de inflexión. Antes de ese partido, el Verde había ganado ganado 7 de 11, empató tres veces y perdió sólo uno (Laferrere). De ahí en más, Excursionistas ganó sólo dos de los nueve encuentros restantes (San Miguel y Bolivar), empató cuatro y perdió dos. La estadística es fría pero contundente: el equipo entró en un bajón. Así y todo logró llevar la ventaja con respecto a Cañuelas en los promedios a 10 puntos (habíamos arrancado el torneo 10 unidades por debajo del Tambero) y se mantiene en los puestos de vanguardia hasta hoy, aunque todavía deben jugar Berazategui y Urquiza, que pueden estirar diferencias, y San Carlos, que con un triunfo nos pasaría. Nadie puede hablar de una mala campaña, todo lo contrario, pero de haber mantenido el ritmo inicial otra sería la historia.

Excursionistas fue hasta la fecha 12 un equipo que se caracterizó por su solidez defensiva y por su virtud de ir a buscar los partidos, a veces ganando sobre la hora, otras poniéndose en ventaja y luego cerrando el resultado. Parentini solía ser un cambio cantado cuando faltando 20 o 25 minutos el Verde estaba arriba y se predisponía a bajar la persiana. Luego esto fue cambiando: el Verde arrancaba cuidándose tácticamente, nos hacían un gol y había que salir a buscar el partido. Nunca a éste Excursionistas tomar recaudos desde el arranque le salió bien (recordar las visitas a Laferrere o Devoto) y al equipo siempre se lo vio más cómodo yendo a buscar que cuidándose.

Se perdió un poco esa iniciativa que nos llevó a la punta. Al principio, los once titulares salían de memoria. Esto también se perdió, y no por lesiones (salvo los casos de Gasperi que perdió el puesto con Pérez, Del Rio y la fractura en su muñeca y la contractura de Bustos que le abrió el arco a Barrera). Ha habido un bajón en las individualidades, por supuesto. Gerry, por caso, marcó cinco goles en las primeras nueve fechas y ninguno más en las once restantes. Canuto empezó a mostrar lagunas preocupantes en su juego y expulsiones. García Olmos también fue de mayor a menor, Del Rio tuvo algunos problemas personales, Bertollo no convenció como en el primer semestre y así varios muchachos más. Della Marchesina terminó siendo un jugador de 60 o 65 minutos cuando titular o a veces 25 minutos cuando le tocó entrar desde el banco, pero no pudimos encontrar nunca una alternativa que en el rato que el Polaco no estuviera lo reemplazara al mismo nivel.

Bienvenido el receso. Será fundamental descansar, aclarar la mente, cargar pilas y volver con todo en enero para la pretemporada. Igual de importante va a ser lo que suceda en materia de refuerzos. Habrá que incorporar algunos jugadores y seguramente se desvincularán otros, ya sea por razones económicas o estrictamente futbolísticas. Esto es fútbol y podemos discutir mil cosas, lo que no está en tela de juicio es que por trabajo y esfuerzo esta media campaña de 34 puntos invita a que el año próximo, cuando se reanude el torneo, le renovemos la confianza a Sergio Rondina y a los jugadores alentándolos. Como nunca. Como siempre.

Noticias relacionadas:

Crear un vínculo

<< Home


Nuestros sponsors