28 septiembre, 2009

¡¡Pooolaaaaco!!

Con muchísimo amor propio, Excursio levantó un partido que se le escapaba por culpa de sus propios errores. El Verde venció a Luján en El Bajo por 4 a 3 con dos goles de Ezequiel Cerica, uno de Della Marchesina y otro de García Olmos. Con este triunfo, Excursionistas se mantiene a dos unidades de la punta. La figura: el eterno Polaco que alcanzó la marca de 200 partidos jugados con la camiseta de Excursio.

Un partido rarísimo. Si hay algo que se le ha elogiado hasta el hartazgo a este equipo desde que lo conduce Rondina es la solidez defensiva. Prueba de ello es que el DT lleva 49 encuentros en la conducción técnica y nunca durante ese lapso habíamos recibido más de dos goles en un partido y en esta ocasión, por vez primera, nos hicieron tres. Y nos los convirtió Luján que, sin desmerecerlo, llegaba último en la tabla y con muchos problemas. Muy confiados en lo fuerte que se hace Excursio jugando en Pampa y Miñones, dábamos por descontada una victoria. Nos llevamos una sorpresa y hubo que laburar extra para quedarnos con los tres puntos.

Arrancamos bien, jugando en campo rival e insinuando desde temprano la apertura del marcador que no tardó en llegar. Iban 13' minutos de juego y en un córner desde la izquierda Ezequiel Cerica (foto abajo) anticipó a todos para cabecear en el primer palo y poner a Excursionistas arriba 1-0. Primer tanto de "Pastelito" con la camiseta del Verde y primero de la tarde con pelota parada, una virtud que de a poquito el equipo va reencontrando.
.
Cuando uno comenzaba a suponer que el partido se encaminaba a un triunfo seguro llegaron los dolores de cabeza. Nos desordenamos, cedimos el protagonismo y Luján se agrandó, demostración elocuente de que el peor enemigo de Excursio sigue siendo el propio Excursio, ni más ni menos. Así las cosas, a los 21', la visita llegó al empate. Aprovechando las desatenciones en las marcas, Rubira marcó el 1 a 1. Lejos de reaccionar, Marquiegui apareció a los 36' para poner en ventaja al Lujanero 2 por 1. Asombro total en los hinchas.
.
Sin mejorar en nada, Excursionistas volvería a emparejar el trámite gracias a la aparición del inoxidable Fabián Della Marchesina (foto arriba), que con un tiro libre bien ejecutado por sobre la barrera superó la inacción del arquero Kippes y puso el 2 a 2. El gol del Polaco alumbraba una luz de esperanza, luz que se apagó casi inmediatamente cuando cinco minutos después, a los 43', Marquiegui volvió a sacar ventaja de otro increíble quedo de la defensa del Verde para poner a Luján otra vez arriba, 3 a 2.
.
Se hacía evidente que Excursionistas necesitaba un cambio, no sólo en algún nombre sino también en lo mental. Llegó el entretiempo y Rondina tuvo la oportunidad de provocar esa pequeña revolución en el alma del equipo, desde sus palabras y con un cambio clave: el ingreso del chico Sebastián Soto por Patricio Roldán, variante que modificaba el esquema inicial. Ahora el Verde pasaba a jugar con el Polaco de 8, García Olmos de 5, "Sotito" por la izquierda y Aguilar como enganche. Reaparecieron los equipos en el terreno de juego y de la tribuna bajaba una canción en forma de plegaria: "Movéte Verde movéte, movéte dejá de joder, esta hinchada está loca, hoy no podemos perder".
.
Y el Verde se movió. La entrada de Soto abrió a la defensa de Luján y empezaron a aparecer algunos espacios. Lógicamente, él solo no iba a poder hacer mucho. Surgió entonces Della Marchesina para convertirse en el blanco de todas las miradas (y también de las patadas). El Polaco se metió de lleno en el partido y le dio nuevos bríos al equipo de mitad de cancha hacia adelante, e incluso colaboró en la marca dándole una mano grande a García Olmos en la recuperación.
.
Excursio tocaba pero no lastimaba; nos faltaba profundidad. Gareca tendría una chance clarísima pero Kippes esta vez respondió bien mandándola al córner. Rondina ponía en juego otra ficha más y sacaba a Gasperi para meter a Parentini. El DT sumaba gente en el medio, buscando recuperar la pelota bien arriba para complicar a la visita. Y un minuto después del cambio, a los 16' llegaría el ansiado empate. Se advertía que la pelota parada tenía que ser el arma para quebrar a una defensa débil en el juego aéreo y a un arquero que a la hora de salir a cortar un centro dudaba mucho. Y así fue. Soto encaró por izquierda, dejó atras a Randazzo y escapó por línea de fondo pero lo bajaron cuando estaba por pisar el área y tocar hacia atrás. Di Bastiano, de buen partido, marcó falta y tiro libre peligrosísimo a favor del Verde. Della Marchesina acomodó el balón y mandó un centro que surcó toda el área sin que nadie la toque, hasta que por detrás de todos apareció García Olmos para tirarse sobre la pelota y empujarla. 3 a 3 y "...vamos vamos Verde que tenemos que ganar".
.
El empate no servía, tenía el sabor idéntico a una derrota. Excursionistas lo sabía y no aflojó. Siguió yendo para adelante, inclaudicable, hasta que a los 28' del complemento encontró el premio que tanto había buscado. Grandísima combinación por derecha entre Parentini y (otra vez) Della Marchesina, el Polaco ganó el fondo y tocó atras para la entrada de Cerica que definió bárbaro, cruzando un remate violentísimo que pegó en el travesaño y se metió. Festejadísimo 4 a 3.
.
Con el marcador otra vez a favor, había que regular esfuerzos. Excursionistas empezó a pensar (quizás demasiado) en el partido del miércoles ante Talleres y sacó el pie del acelerador. Ya había ingresado Arriola por Aguilar, pero el partido ya estaba pasadísimo de revoluciones y al Verde le costó mucho bajarle el ritmo a las acciones, que por momentos llegaron a ser de ida y vuelta. Sorpresivamente la defensa, compuesta por tres luego de la salida de Gasperi, respondió mucho mejor que en la primera parte. Zamponi, por ejemplo, había tenido un partido muy flojo pero en el último cuarto de hora levantó un montón y ganó algunos cruces clave. Todavía nos quedaba un rato más de sufrimiento, sobre todo cuando a los 36' García Olmos, que ya jugaba al límite, se tuvo que ir para afuera por doble amonestación, en una decisión incuestionable por parte del árbitro. La expulsión obligó a mover las piezas otra vez y Parentini terminó jugando de central, ocupando la tercera o cuarta función desde que le tocó entrar. Así de extraño fue el partido. Pero Excursionistas lo aguantó y terminó quedándose con los tres puntos.
.
¿Qué nos dejó de positivo este durísimo partido? Algunas cuestiones nada despreciables. En primer lugar, el amor propio del equipo que fue lo que terminó sacándonos del pozo. Excursionistas se sintió tocado en su orgullo y salió a matar o morir en busca de un triunfo. Tras la derrota ante Berazategui no podíamos volver a dejar puntos en el camino y el equipo dio todo de sí para conseguir el triunfo. ¿Otra? El ingreso de Soto, una agradable sorpresa. Este chiquilín, que ya había jugado algunos minutos en Primera en aquella goleada 4-0 de la última fecha del torneo pasado ante Barracas Bolivar, entró y cumplió con creces. Explotó en los metros finales y fue una de las claves gracias a la cual Excursio pudo volver a meterse en el partido cuando todo parecía perdido, mediante una enorme demostración de carácter. Tres cosas más en el haber: se destapó Cerica con dos goles; la pelota parada volvió a ser la llave que abrió todas las puertas; y reconocerle al DT que los tres cambios fueron acertadísimos. Grande "Huevo".
.
Pasemos a lo negativo que, como se imaginarán, nos ha dejado a todos bastante preocupados. Excursionistas jugó durante los primeros 45' un partido pésimo. Desordenado, impreciso, mal parado en defensa y con desconcentraciones inéditas para este equipo. Le dio lugar a un equipo inferior para que se agrande y casi nos llevan por delante. Nos recuperamos a tiempo, es cierto, pero si estas mismas falencias las repitiéramos ante un equipo de los más fuertes no tendríamos reacción posible y el partido se habría terminado muy pronto. Aún se nota un desajuste importante en el equipo que no termina de consolidarse más allá de algunos ratitos de buen juego. Por otra parte, se ve a un Excursio individualmente desnivelado, con jugadores en el nivel al que nos acostumbraron, otros nuevos que comienzan a destacarse y otros, de los de antes y de los de ahora, que pueden rendir mucho más. El cuerpo técnico tendrá que seguir trabajando para equilibrar al equipo individual y colectivamente.
.
El Bajo Belgrano sigue siendo inexpugnable y ya van once meses sin conocer la derrota en El Coliseo. Pero ahora se viene una parada brava lejos de casa. El Verde tiene que visitar a Talleres de Remedios de Escalada, éste miércoles en cancha de Argentino de Merlo desde las 15:30 con arbitraje de Diego Colombo.

Noticias relacionadas:

Crear un vínculo

<< Home


Nuestros sponsors