27 enero, 2010

Nada por aquí, nada por allá

Excursionistas salió a jugar por los puntos por primera vez en el año y tuvo una actuación opaca. El Verde tuvo poco juego y nunca encontró el mejor camino para complicar a Villa Dálmine. Fue empate 0 a 0 en Campana. El local jugó todo el complemento con un hombre menos por la expulsión de Damián Acosta.

Lógicamente uno esperaba otra cosa. Excursio venía de tener el descanso que necesitaba y el fixture, en la reanudación del certámen, lo enfrentaba con el último de la tabla. Pero cada partido es una historia diferente y Dálmine, pese a sus limitaciones, salió a jugarse la vida contra el puntero y en el balance general uno debe concluir que en definitiva fue, de los dos, el que más cerca estuvo de quedarse con los tres puntos.

Un calor asfixiante se encargó desde el vamos de emparejar las acciones. Y si a eso le sumamos uno de los campos de juego más grandes de la divisional, tenemos armado el combo completo. Hubo una merma física generalizada producto de dichos factores y también, claro está, debida a la falta de ritmo tras el receso y la pretemporada. Todas esas cuestiones atentaron fundamentalmente contra Excursionistas, que tiene un potencial muy superior al del Viola.

De movida nos presentábamos sin Zamponi y con Villanueva en su lugar; el resto del equipo ya sale de memoria. El primer tiempo fue parejo. Los de Rondina tenían buen manejo de pelota en mitad de cancha y salida prolija desde el fondo, pero no lograban integrar a Cerica al circuito de juego y "Pastelito" se movía de un lado para el otro esperando una asistencia que no iba a llegar. Por eso, apenas un par de desbordes de Canuto por izquierda fueron lo más inquietante de Excursionistas durante esos 45' iniciales.

¿Y Dálmine? Aparecía poco, más que nada saliendo de contra, pero en más de una oportunidad nos agarraba mal parados. Hubo una buena tarea de Rocha y Silvero para darle salida rápida a su equipo por derecha ganando la espalda de Canuto a quien le costaba mucho volver para tomar posiciones defensivas. La chance de gol más clara de la primera etapa fue para el local y la devolvió el travesaño. En esa misma maniobra, el número 2 Navarro acusó un golpe en el rostro y, ensangrentado, debió ser reemplazado. Minutos más tarde, la zaga central local terminaría de desarmarse cuando Pablo Dovalo no dudó en expulsar al 6 Acosta por tirarle una piña a Canuto. Ya se terminaba el primer tiempo, pero Excursionistas tenía motivos para sonreír de cara al complemento.

Pasó que el Verde (vestido de celeste) se desesperó y perdió toda claridad que le permitiera llevar peligro al arco defendido por De Nicola. Hasta que se cumplieron los primeros 15' pareció que ibamos a presenciar un monólogo de Excursio que tocaba y abría la cancha para Gasperi y Canuto que aparecían siempre libres. Pero fallamos constantemente en los envíos al area, muy pasados, o muy cortos, o a las manos del arquero. Entonces apareció como recurso alternativo el disparo desde afuera del área, que tampoco se caracterizó por la precisión excepto por un buen remate de Mario Aguilar que tapó De Nicola y luego Cerica no pudo en el rebote.

Lentamente el trámite fue cambiando de dueño. Excursionistas se quedó, como si a los 15' del complemento ya hubiera hecho todo el gasto, y Dálmine, tibiamente, comenzó a animarse. Una de sus incorporaciones, Peralta Cabrera, ahora se las ingeniaba para despegarse de la marca de Baigorria, se tiraba unos metros más atrás y jugando de espaldas al arco y a dos toques le cambiaba la cara al conjunto local. Así las cosas, el Viola se fue agrandando, mientras que Excursio seguía perdiendo la tranquilidad y por ende el control del partido. Tampoco dieron resultado los cambios: salió Gasperi (adentro el Polaco) y Hernán Parentini (foto), que era el más capaz para recuperar la pelota en mitad de cancha bajó a la defensa. Castillo pasó a jugar de 8, Fontenla se corrió al medio y de un momento a otro ya no se entendía bien a qué jugábamos. Más tarde ingresaron Arriola y Federico Diaz. Con tres en el fondo no tapamos el hueco sobre la izquierda y todos los avances del local se gestaban por ese andarivel. Llegamos a estar muy cerca de perder, pero Dálmine se devoró dos goles "hechos" abajo del arco.

Definitivamente no ha sido la mejor manera de arrancar el año, pero hay que decir que al fin y al cabo la sacamos barata y que tranquilamente podríamos haber perdido el partido y también la punta, dado que el CADU venció a Lamadrid en Devoto e igualó la línea del Verde en lo más alto de la tabla. Dicho esto, corresponde que el plantel asimile este empate, que el DT saque sus conclusiones y que todos juntos se pongan las pilas para ganarle éste sábado a Berazategui y esperar relajados los demás resultados. No será un partido más; se trata de la última presentación del Verde antes que el club cumpla su Centenario de vida, asi que tenés que estar en El Bajo alentando al equipo más que nunca y festejando los 100 años.

Noticias relacionadas:

Crear un vínculo

<< Home


Nuestros sponsors