18 octubre, 2009

Pongan huevos que no ha pasado nada

Excursionistas no tuvo la contundencia de otras tardes y se volvió de Merlo Norte con las manos vacías. Caímos después de cinco victorias consecutivas, 0-2 frente a Argentino de Merlo. El Verde, sin jugar bien, desaprovechó media docena de chances clarísimas para ponerse en ventaja. Y se sabe, los goles que errás en el arco de enfrente...

Una mala tarde y nada más. No es para dramatizar. Una derrota, un llamado de atención y a mirar para adelante que Excursio sigue siendo el único líder de la Primera C. Quedaron cosas en el tintero, ciertamente, así que vayamos desgranando este comentario del partido.

Con el regreso de Gareca tras la suspensión, Rondina volvía a armar su equipo preferido, con el tucumano y Cerica adelante. El partido arrancó bien para Excursio, con Castillo y Gasperi soltándose constantemente por las bandas y llegando a capo ajeno con mucha gente. Cerica se movía por todo el frente de ataque y Gareca tenía el olfato funcionando a pleno. Pero Excursionistas iba a fallar en el último toque una y otra vez. Durante los primeros 45' el Verde iba a tener cuatro situaciones netas de gol, pero a Facundo Gareca (foto), protagonista en todas ellas, siempre se le quedó el grito atragantado. Una lástima.

Los problemas comenzaron cuando Excursionistas perdió de vista dónde estaba el negocio del partido. Se veía claramente que las mayores posibilidades de lastimar estaban por izquierda. Si Gasperi subía, Canuto acompañaba y Aguilar o Cerica se sumaban, el Verde era más. Pero con el correr de los minutos el equipo resignó ese camino y recargó mucho el juego por el sector derecho. Canuto, en tanto, dejó de hacer surcos por izquierda, se tiró al medio y su juego se diluyó. Así las cosas, el 8 local, Viqueira, sin tantas responsabilidades para la marca, comenzó a juntarse con Arana y el "Polaco" Ojeda y entre ellos tres le dieron aire a la salida de Merlo.

Pese a todo, Excursionistas, sin hacer lo que mejor sabe, seguía siendo el dueño de todas las jugadas de riesgo. Pero después de cuatro chances desaprovechadas y sobre la hora del primer tiempo, Argentino de Merlo, en su primera llegada clara del partido, logró ponerse 1 a 0. Gol psicológico que le dicen.

El complemento fue otra cosa muy diferente a los 45' iniciales. Vimos a un Excursio cansado, con pocas piernas, seguramente sintiendo el trajín de la seguidilla de partidos. Por caso, Fontenla venía siendo figura por su despliegue en los últimos encuentros y en Merlo Norte no pudo plasmar esa virtud en toda la tarde y le dejó su lugar a Della Marchesina a los 15' del segundo tiempo. Con ese primer cambio, Rondina buscaba darle más tenencia de pelota al equipo y mayor profundidad en ataque, pero a los 20' se nos quemaron todos los papeles. Quinta chance de gol desaprovechada, contragolpe, Baigorria muy adelantado perdió en el mano a mano y el recién ingresado Andrich le ganó en velocidad a Castillo para picar la pelota por encima del "Conejo" Barrera, que hasta allí había sido un espectador de lujo del partido. Nobleza obliga: un verdadero golazo para bajarle la persiana al partido.

De ahí en adelante Excursio lo buscó sin claridad y sin poder sacarle provecho a la pelota parada, algo que el "Tuta" Torres tenía bien estudiado, marcando bien el primer palo en los tiros de esquina, una jugada con la cual Canuto venía lastimando mucho en los últimos partidos. Ingresó Leandro Rodríguez para sumar un tercer hombre en ataque, pero no pesó, lo mismo que Arriola cuando le tocó entrar. Ya estaba claro a esa altura que no era la tarde de Excursionistas.

Una derrota que molesta, porque durante el primer tiempo pudimos haber pasado al frente pero nos faltó precisión para el último toque. Además porque, con todo el respeto que nos merece el rival, Argentino de Merlo no es un equipo que esté dos goles por encima nuestro. Al menos algo para destacar: el equipo nunca perdió los estribos, demostró saber morir de pie y terminó con once jugadores en cancha, sin lesionados ni expulsados a pesar de que Merlo hizo tiempo escandalosamente durante los segundos 45', tanto es así que el árbitro López Aldazábal adicionó siete minutos.

Nos da esperanza saber que este equipo, cada vez que tropieza, se levanta automáticamente con una victoria. Lo importante entonces será recuperarse físicamente para llegar de la mejor manera al próximo compromiso, ante Deportivo Laferrere en el Fortín del Bajo Belgrano.

Noticias relacionadas:

Crear un vínculo

<< Home


Nuestros sponsors