28 febrero, 2010

Que parezca un accidente

Excursionistas patinó en Rosario. El Verde arrancó en ventaja gracias a un nuevo tanto de Ezequiel Cerica (foto), pero en el segundo tiempo el equipo se quedó, el Salaíto no perdonó y nos fuimos goleados.

Una tarde rara. Un partido que empezó de una manera y luego se dio vuelta dramáticamente. Ni el más pesimista podría haber pensado cuando finalizó el primer tiempo que Excursio iba a comerse cuatro goles. Perder estaba dentro de las posibilidades, desde ya, pero el resultado terminó siendo tan doloroso como inesperado. No estaba en los planes de nadie y de hecho habíamos perdido la costumbre. ¿Por qué? Porque es la primera vez en todo el ciclo Rondina que al Verde lo golean. De hecho, tan sólo una vez nos habían hecho tres goles (y encima ese día ganamos, 4-3 a Luján en El Bajo). Por eso sorprende, por eso cuesta asimilarlo y por eso se hace difícil explicarlo.

¿Qué nos pasó? Un poco de todo. Excursionistas salió a la cancha con las ideas claras, obtuvo la ventaja, falló en sus ocasiones para ampliarla y en el complemento pagó carísimo sus errores. Démosle también el mérito correspondiente al Salaíto, que si bien venía de capa caída y complicado con el promedio, un par de semanas atrás le había hecho cinco goles al CADU en Rosario (cuatro de ellos también en los últimos 45').

¿Hubo cansancio? Sí. ¿Desconcentraciones? También. El equipo tuvo fallas que hacía un rato largo no advertíamos. Y pagamos, ante un rival que tuvo mayor resto físico y que aprovechó su mejor momento (y el peor nuestro) para construir un resultado irremontable.

Algo para lamentar sería el hecho de que en la primera mitad Excursionistas fue claramente superior al conjunto local. Generamos clarísimas situaciones que hicieron que al término de esos 45' iniciales, el 1 a 0 tuviera gusto a poco. Lo suficiente como para tener bien en claro que el resultado estaba totalmente abierto.

Ya en el complemento, Argentino no nos dio tiempo a nada. A los 5', un regalito del árbitro Di Bastiano que concedió un tiro libre muy cerca del área del Verde. Se hizo cargo de ejecutar la falta el número 10 local, Roberto González. Remate de zurda, por encima de la barrera, Baigorria que deja su marca y corre hasta el arco para tratar de sacarla de cabeza, pero no alcanzó con su esfuerzo y Barrera se quedó sin reacción, confiando en que el 2 del Verde iba a rechazar. Desinteligencias y 1 a 1.

Tras el empate, el juego se detuvo varios minutos por un corte en el rostro del arquero Andrada. Cuando se reanudó, a los 17', llegaría el vendaval rosarino. Lateral desde la derecha para ellos, un mal rechazo por parte de Gasperi hacia el medio, Parentini lo perdió a "Chiquito" González y éste le pegó como venía, desde afuera del área. Barrera voló pero no llegó y el Salaíto pasó al frente, 2 a 1.

A esa altura ya era notorio el quedo en Excursionistas. El Verde no generaba prácticamente nada en ataque, carecía de marca en el medio, se complicaba en defensa y tenía dudas en el arco. Un combo letal. Inmediatamente, Argentino sacó partido de todo eso. Pelotazo cruzado de derecha a izquierda, aparición de Pons ganándole en velocidad a Fontenla y Barrera que cuando se decide a salir a atorar se lo lleva puesto abajo al delantero rosarino. Penal y amarilla para el "Conejo" que debió irse expulsado pero Di Bastiano le perdonó la vida. El que no perdonó fue Muruá desde los doce pasos: gol y 3 a 1.

Todo era desconcierto en el Verde. Rondina metía al "Polaco" y a Facundo Gareca pero el equipo estaba parado, conmovido. Cuando a los 32' Kaputensky marcó el cuarto (un golazo, esquivando a Barrera y dejando despatarrado a Gasperi) tuvimos la sensación de que podíamos llegar a recibir una goleada histórica. Y recién ahí Excursionistas intentó una reacción, desde el orgullo y el amor propio. Pero ya era demasiado tarde.

El Verde nunca tuvo chances de revertir nada. Las acciones se fueron dando de tal manera que nos dejaron sin capacidad de reaccionar. Ni siquiera tuvimos tiempo como para tratar de cuidar los primeros dos resultados, el 1 a 0 o hasta incluso el 1 a 1, con alguna variante como podría haber sido el ingreso de García Olmos.

¿Qué se puede sacar de positivo de todo esto? Que Barracas también perdió y sigue lejos. Que "Pastelito" se amigó con el arco y es, junto al Chavo Lema, uno de los goleadores del torneo con 13 tantos. Que el equipo sigue demostrando entereza en la derrota, no pierde la cabeza y termina los partidos con once jugadores. Esto ocurre porque si bien ocasionalmente podemos tener una mala tarde, el plantel no descuida el objetivo mayor. Sabe que todavía falta mucho y que en definitiva seguimos punteros. El CADU podrá tener dos partidos menos y alcanzarnos si los gana, pero primero tiene que jugarlos.

Tenemos por delante una semana para que el equipo se recupere físicamente y también para recomponer la confianza que pueda haberse perdido después de un resultado tan adverso. Como decimos siempre, hay que tratar de aprender de las derrotas. Hay que estar tranquilos. Queda mucho por hacer y hay mucho en juego. Por eso, se vienen partidos decisivos y hay que seguir alentando a este equipo que nos necesita más que nunca en la tribuna.

Por la próxima fecha, la número 30, Excursionistas recibirá en El Bajo a Argentino de Merlo. Por su parte, el escolta Defensores Unidos recibe este lunes (por la fecha 29) a Cambaceres y el fin de semana visita a Alem, en tanto que Barracas Central va de local ante Sacachispas.

Noticias relacionadas:

Crear un vínculo

<< Home


Nuestros sponsors